Seguidors

dilluns, 23 de gener de 2012

Capítulo 2

Y allí estaba yo, con una cara tan larga que me llegaba a los pies. Mis padres me plantaron delante de la puerta con mi maleta de color rojo y me dijeron <<Esta es tu nueva residencia>> y encima me lo dice con una sonrisa en la cara, la asquerosa de mi madre, cuando la que tendría que estar en mi lugar es ella y no yo!
Era un edificio de unas tres o cuatro plantas un poco feo por lo poco que puedo ver por fuera. Si, gris y feo, bueno... me tendré que ir acostumbrando. Mis padres me acompañaron hasta recepción y me registraron, allí me dieron la llave. Habitación 315, tercera planta. Y a continuación, las típicas advertencias de mi madre: pórtate bien, haz caso de lo que te digan y abrígate, ahh y por supuestísimo, come que te estás quedando muy delgada, que no quiero que te conviertas en una anoréxica ( ¿Y ahora te preocupas por mi? Perdonad, tenía que decirlo). Yo me despedí de ellos con un simple adiós y un pensamiento, que os den.l.
Entro en la habitación y veo a una chica rubia sentada en una silla toqueteando el ordenador.
-Hola?- No se había dado ni cuenta de que había entrado en la habitación.
-Ahh, hola.- Me contesta girando la silla.- Tú debes ser mi nueva compañera, ¿Me equivoco?
-Sí, soy Daniela, Dani para los amigos. ¿Y tú?
-Yo soy Carolina, encantada. – Me da dos besos, casi me hunde el moflete y todo.
-Igualmente. ¿Cuál es mi cama?- Le dije sin muchas ganas.
-La de la izquierda, pero si quieres la otra me da igual, son igual de incómodas.
-No, tranquila, me conformo. – Me siento y pongo mi maleta encima de la cama, el cuarto era una completa .....(espera ¿puedo decir tacos? Mejor que no dejemoslo en....) caca, pero que más da, si peor las cosas ya no pueden ir.- ¿Te puedo hacer una pregunta?
-Pregunta, otra cosa es que te conteste.- Me dijo medio riéndose.
-Vale, ¿por qué estas aquí?
-Buff... es una larga historia.
-Tengo tiempo.
-El caso es que un día estaba en mi habitación haciéndolo con mi novio, y mis padres son muy tradicionales y apoyan eso de llegar virgen al matrimonio y entonces como nos pillaron me echaron la bronca y me dijeron que era una desviada y esas cosas, pero vamos que ami me importa una mierda (mierda no! Hemos quedando en nada de tacos), y entonces me mandaron aquí con la finalidad de que me realice como persona.
-Ahh, interesante. – Me lo apunto en la libreta de cosas que me importan un comino, sé que he preguntado yo pero era por integrarme.-¿Y cuanto tiempo llevas?
-Pues como un año o así no sé, hay gente maja y otra pues no, tú me caes bien, me das buena espina.
-Gracias. Oye....... ¿hay chicos?
-Mmm, si , si que hay pero en la tercera planta ponen a las chicas y chicos más problematicos y eso, entonces en la segunda ponen a chicos y chicas asi buenecitos, y en la primera hay menos gente.
-¿Te gusta vivir aquí?
-Ni de coña, no te dejan hacer nada, encima algunos sábados hay actividades que no son voluntarias pero te obligan, en conclusión, un asco, esto es como unas vacaciones de esas con tus padres en la naturaleza, solo intentas no acercarte a nada peligroso y irte lo más pronto.
-¿Y los horarios de las clases?
-Estas preguntona ehh! Qué más da los horarios, mañana te despierto y ya está, por cierto, en el armario tienes tu uniforme.
-¿Cómo? ¿Has dicho uniforme?
 -Si lo he dicho......Pues vete acostumbrando.

Carolina me hizo de guía, me enseñó el gimnasio, los jardines, el comedor y lo típico. Mi parte preferida era la sala de recreaciones, que estaba llena de sillones y una tele enorme. Creo que esto se me va ha hacer muy aburrido, demasiado.
-Mira, este es Michael;  Michael, Daniela, Daniela, Michael.- Me da dos besos y yo lo imito.
-Tu eres la nueva no?
-Se podría decir que sí, pero prefiero que me llamen Dani.- ¿La nueva? Espero que este no sea como Carlitos....con uno basta y sobra.
-Vale, vale lo que tu digas.-Que chico más borde, que pena, porqué es mono.
-Bueno  Carolina, yo me subo, que no he acabado de deshacer la maleta.
-Dentro de un rato subo yo.
-De acuerdo.- Le dije levantando la mano mientras subía por las escaleras. Yo iba mirando el suelo cuando me tropecé con un pie y caí al suelo.
-Lo siento. – Me dijo una voz de chico mientras me tendía una mano para ayudarme a levantar.
-No pasa nada, he sido yo, que iba en mi mundo. – Que vergüenza por Dios! Encima el chico es guapo. Madre mia, esto es el paraíso! –Gracias!-  Y me fui corriendo por los pasillos. Me va divirtiendo este sitio...


1 comentari:

  1. Off, me Los Leí todos, Voy a esperar el 3 . Qe Mala suerte. Ojala qe te valla Bien . Te Re sigo pqe te me haces re Interesante :DD . Beesos ^^ .

    ResponElimina