Seguidors

diumenge, 29 de gener de 2012

Capítulo 6

Me visto deprisa y corriendo. Con la mini discusión que he tenido con Carolina no he tenido mucho tiempo para arreglarme. Bajando las escaleras me encuentro con ese chico que me presentó Carolina. Si ese....¿Tu te acuerdas?
-Hola. ¿Te acuerdas de mí? Soy Michael.- No me ha dejado ni responder, le gustan los monólogos.
-Si claro que me acuerdo.
-¿Que te toca ahora? A lo mejor tenemos que ir a la misma clase.
-Me toca física.
-A mi también.- Anda que casualidad.- Si quieres nos sentamos juntos...
-Vale.-¿No hay nadie mejor con quien sentarme?
Entramos en una clase que está muy oscura, parecía el escondite del Voldemort.
-Siéntense alumnos por favor. Hoy veremos unas pequeñas diapositivas sobre las leyes de Newton.- Toma ya que guay.
-Deberes de física de hoy: dormirme durante las diapositivas.- Hago que me rio pero no me hace ni pizca de gracia. Este chico va de chulo y no le llega ni a las suela de los zapatos a Iván. Uii ¿He dicho Iván?
-Pues yo voy a atender, quiero aprobar y largarme de aquí cuanto antes.
-Ahhh claro yo también.
Las ‘’pequeñas diapositivas’’ que decía la profe, resultaron durar dos horas. Al acabar las clases me voy directamente a mi habitación a terminar de leer las cartas, ya que sé que Carolina está en clase y luego está castigada por la chupa limones. Abro el techo de nuevo como Superman pero algo me llama la atención por la ventana. Veo a Iván que está al lado de una chica. La típica zorra, rubia, pintada como una puerta. Ella solo hace que arrimarse a él pero creo que él no quiere nada con esa furcia. Pongo cara de alegría y empiezo a saltar al saber que Iván no quiere nada con ella y en ese mismo momento mira hacia mi ventana y se ríe. Mi cara cambia de color y él me saluda con la mano. Yo muerta de vergüenza, corro la cortina y sigo con las cartas.
‘’Jueves, 13 de enero de 2011’’
Esto parece que empieza a cambiar. Los profesores son muy majos excepto una que siempre pasa a revisar las habitaciones. Si por mi fuera ya tendría la marca de mi mano en su cara. Pero si lo hago me expulsan y prefiero vivir aquí que con esos padres adoptivos que tengo. Que habré hecho yo para merecer esto... También ha cambiando las cosas respecto a aquel chico. Durante esta semana y media nos hemos conocido más, y el chico está de toma pan y moja. Un día, estando en el recreo, se me acercó y empezamos a hablar. Ahora sé que escribe con la mano izquierda, que tiene dos hermanas y que su hobbie favorito es dormir. Puede ser que esté empezando a sentir algo y lo más importante es que sé su nombre. No como aquella vez, que me liaba por primera vez con un tio y cuando iba a decirle te quiero no me sabía su nombre y acabé llamándole tú, por decir algo. Esto es el comienzo del cambio. ¿Y si esto no es tan horrible como parece?’’
 En ese momento pican a la puerta ¿Quién puede ser ahora? Me levanto y abro.
-Hola!
-Casi me matas del susto!
-Yo diría que de la vergüenza, ¿Que hacías mirándome por la ventana ehh??
-No te miraba a ti, ¿Ves como eres un egocéntrico?
-¡Que no me miraba a mi dice! Pero si cuando te he saludado te has puesto como un tomate.
-No me he puesto como un tomate, además no sé cómo me has visto si estabas muy ocupada con esa que te estaba comiendo la oreja...- Lo he dicho con rin tintín. ¿Se ha notado? Espero que él no.
-Que exagerada. ¿Y a ti que más te da si me estaba comiendo la oreja o no?¿Estas celosa?
-¿Quée? Pero tu estas tonto o comes pronto. Yo celosa, já.
-No te creo, pero te he visto a ti porque la chica esa era una pesada y estaba mirando para la pared y eres lo más bonito que he visto en la fachada.- ¿Como me tomo esto? ¿Me está comparando con la pared de un sucio y asqueroso internado?
-Ahh interesante....-Olé, que corazón de piedra que tengo. Pero hemos dicho que no quería que se diera cuenta de lo poquito que me gusta, pero poquito poquito poquito...
-Bueno....¿Y qué hacías?¿Qué es esto?- Me quita la carta de la mano. Yo intento quitársela pero me pone la mano en la cara.
-Dámela.
-Shh calla. A ver 13 de enero de 2011.....
-Quítame la mano de la cara gilipollas que me estás ahogando!
-Vale, vale que fiera. Pero si me dices que es esto.- No quiero contárselo, pero me ha pillado.
-Si me juras que no se lo vas a contar a nadie, pero a nadie a nadie. Si lo haces te arranco las pelotas y se las doy de comer a los perros.
-Te lo juro.
-Por tu madre eh.
-Sí y por Snoopy.
-El otro día, intentando esconder bebida de Carolina, al levantar el techo encontré unas cartas. Es como un diario secreto o algo así y es de ella.
-¿Cómo, que el techo se puede levantar? Como mola tia!
-O sea, te digo que he encontrado unas cartas secretas de Carolina, y a ti lo que más te importa es que el techo se levanta?
-Es que es muy fuerte. Tú sabes la que puedo montar yo ahí…
-Me da igual lo que hagas o dejes de hacer con el techo de tu habitación.
-¿Y que pone en las cartas?
-Habla sobre cómo llegó aquí, las cosas que le pasan, el chico que conoció....
-¿Cuantas cartas hay?
-Tres y ya me he leído dos.
-¿Y no me has esperado? Pues yo quiero leer la otra también. A lo mejor sé de lo que habla porque yo ingresé en el internado más o menos cuando ella.
-Vale, la leemos. Será nuestro pequeño secreto. Pero no se lo digas a nadie o si no tus cataplines.....
-Lo sé, no quiero que le pasa nada a mis cataplines como tú dices, porque yo de toda la vida les he llamado huevos, pero tampoco voy a traicionarte. Porque aunque no lo creas, eres muy importante para mí aquí. Y me ha gustado como ha sonado lo de nuestro pequeño secreto.


3 comentaris:

  1. Ohhh que liindo lo últmo que dijo Ivan :) me gusta mucho esta novela chicas :)

    ResponElimina
  2. OINSSS NUESTRO PEQUEÑO SECRETO **

    ResponElimina