Seguidors

dissabte, 28 de gener de 2012

Capítulo 5

Me aseguro que no hay nadie en la habitación. Ni personas, ni monstruos ni nada, como en mis sueños. Me subo encima de mi cama haciendo equilibrio y levanto el techo. Dios soy mejor que Superman, levanto el techo y todo, bueno dejemos las idioteces para otro momento y pongámonos serios. En el techo de mi habitación de un internado en el que llevo dos días hay unas cartas que parece ser que solo sé yo de su existencia y no se sabe de quién son. A saber si son de un club secreto que quiere salvar el mundo de la explotación final, o de algún terrorista o un asesino......Cualquiera que me oiga pensará que estoy loca, y hace bien.
Las cojo y me pongo cómoda, me faltan las palomitas. Las fechas son de hace ya tiempo, hará un año o así. Busco la más antigua y la abro.
‘’ Sábado, 1 de enero de 2011.
Es el peor comienzo de año de mi vida. Nunca pensé que mis padres, bueno ‘’mis padres’’, me metieran en esta mierda de sitio que solo existe para robarles la vida social a los jóvenes. Des de que mis padres murieron, mi manera de pensar sobre la vida ha cambiado, ese accidente me ha marcado para toda la eternidad. Ahora tengo que vivir con unos padres que conozco de hace un mes. Y encima resultan ser unos completos idiotas que tratan mal a sus hijos, aun tengo las marcas en los brazos. Y creen que lo más fácil es meterme en este asqueroso internado. Son todos unos pijos y unos egocéntricos que solo piensan, ellos en que no se les acabe la gomina y ellas en que no les salga un grano. Encima hay un niñato que no me deja en paz. Un dia intenta ligar conmigo y al siguiente me hace la vida imposible. Hasta que un dia me harte y le pegue la mayor bofetada que le han dado en su vida. No encajo aquí. Espero cumplir pronto los dieciocho y largarme.’’
En la última palabra se puede ver como si hubiera caído una lágrima. Entonces Carolina me mintió. No le pillaron sus padres haciendo nada, si no que murieron y sus padres adoptivos la han metido aquí. De momento no voi a decirle nada de que he encontrado sus cartas, aun hay muchas por leer. Quizás asi la conozca más.  Pongo las cartas tal y como estaban y las vuelvo a dejar donde estaban. Quería esperar a que llegará Carolina pero al final me acabo durmiendo. Tengo un sueño rarisimo. Aparace el internado, y Carolina, e Iván. Carolina está tirada en el suelo y escucho como alguien llora, espera, soy yo. Iván me está diciendo algo pero no consigo escucharle bien. La cabeza me da mil vueltas, hasta que me despierto. Carolina está vistiendose y siento el impulso de decirselo, de decirle que he leido una de sus cartas y que pienso seguir leyendo, no por ser cotilla si no porque me intriga su historia. Ademas ella me ha mentido y ahora quiero saber la verdad. Si no me la dice ella, me la diran las cartas.
-Buenos dias, bella durmiente. Iba a despertarte pero tienes pinta de tener mal despertar y no quiero llevarme una hostia.
-Has hecho bien. La última persona que me despertó acabó con dolor de espalda.
-¿Con dolor de espalda?
-Si por esconderse en un armario y estar ahí mas de dos horas.
-¿Y que hacia en un armario?
-Esconderse de mi. Nada mas despertarme le deje una marca en la frente del golpe. De la onda expansiva me dolió a mi. Entonces muerto de miedo el chaval, no le quedó otra que esconderse.
-Me das miedo. Espero no pelearme contigo aquí, eres capaz de enviarme al hospital.
-No, tranquila mujer, tu me caes bien.
-Que suerte la mía.
-¿Te puedo hacer una pregunta?
-Claro, dime.
-¿Te llevas bien con tus padres?- Al preguntarselo le ha cambiado la cara por completo. Se le ha caido hasta la camiseta que llevaba en la mano.
-Pues... claro ¿porque lo preguntas?
-No sé, por saber. No me has hablado mucho de ellos.- Noto que le ha molestado la pregunta en la manera de hablarme.
-No tengo porque contarte nada sobre ellos. Quizas no lo he hecho porque no tengo la suficiente confianza en ti.- Eso me advirtió que dejará de preguntar. Le habia molestado, y mucho.
Me quedo mirandola. No tiene pinta de ser una niña que ha perdido a sus padres en un accidente y ahora este aquí por culpa de sus padres adoptivos. Tiene pinta de ser una gamberra que pasa de todo, que le da igual lo que piensen de ella y que solo quiere vivir el presente, no estancarse en el pasado ni pensar en el futuro. Pero un dia me enseñaron que las aparencias no son lo que parecen.



2 comentaris:

  1. Está genial!! Pero no me creo que la de las cartas sea Carolina... Ya se verá xD. Pásate:
    elamorunmisterio.blogspot.com

    ResponElimina
  2. Hola! Dejaste un comentario en mi blog diciendo que también te gustaba LOL y Francisco Lachowski y eso.. tenemos mucho en común eh! Espero que sigas leyendo mi historia, bueno, un beso.
    PD: Si tengo tiempo leeré la tuya.

    ResponElimina