Seguidors

divendres, 10 de febrer de 2012

Capítulo 10

Lo sigo recordando como si fuese ayer. Parece que fue ayer cuando entré en aquel horrible internado. Pero esa cárcel acabó convirtiéndose en un nidito de amor, nuestro nidito de amor. El lugar donde él me decía que me quería y yo le hacía enfadar porque le llevaba la contraria, el lugar donde su lengua rozaba mi paladar, el lugar donde nos entregamos cien por cien. Todo iba a la perfección, hasta que alguien se pasó conmigo, hizo que me sintiera mal, como una mierda. Nunca se lo conté a Iván y no pienso contárselo, porque sigo completamente enamorada de él y espero que él también de mi. Por si no os lo he contado, por fin hemos salido del internado, por fin somos libre, por fin somos mayores de edad. Ahora mismo no vivo con mis padres, y tampoco quiero. Cuando volví no noté en ellos esa cierta alegría que sientes al reencontrarte con tu única hija. Así que hice las maletas y me independicé, tampoco los echo mucho de menos. Mi madre me va trayendo tuppers llenos de su queridísima ensaladilla rusa, y yo cuando no mira la tiro a la basura. También esto sirve para que Iván y  yo tengamos cierta intimidad, pero siempre acaba mal. Al llegar un poco más lejos  en nuestra relación, me viene a la cabeza ese recuerdo tan horrible. Iván se está empezando a preocupar y no quiero que lo haga. A Carolina la echo mucho de menos. Nos hicimos muy amigas, aunque sé que no llegué a saber todos sus secretos.
-Hola ¿Quién soy?- Porque sé quien me ha tapado los ojos porqué sino ya hubiera sacado mi spray del bolso.
-A ver déjame adivinar.......es alguien que se echa cremita en las manos, y alguien tan mariquita solo puede ser....
-Ehh vete a la mierda más lejos que encuentres. – Odia que me meta con sus costumbres de metrosexual, por eso ya ha quitado las manos de mis ojos.
-Espera que no me has dejado acabar, iba a decir que solo podía ser el novio más perfecto del mundo, el más guapo del universo, y el que se ha quedado con la llave de mi corazón. – Al decirle eso aparece una sonrisa de esas que me encantan, de las suyas. Y se acerca a mi boca y......os lo podéis imaginar. Después de medio minuto de beso me atrevo a decirle: - Ah y me encanta que mi novio se eche crema en las manos.
-Lo sé. Hay algo que a caso no te guste de mi? Si soy perfecto.
-Pues mira odio cuando te pones así de chulo, pero te quiero tanto que se me olvida.
-Eso es lo que más me importa, que me quieras, porque sé que más de lo que te quiero yo no vas a poder sentir.
-No me vendas la moto guapo.
-Es la verdad tontina. – Me encanta cuando me coge por detrás y me atrapa entre sus brazos, como está haciendo ahora.
-Oye te acuerdas de nuestro plan no?
-Claro, no me olvido. Para una vez que me pides un favor, habrá que cumplirlo, y yo lo hago encantado.
-Quiero verla, necesito verla. La echo demasiado de menos. Y te juro que entre tu y yo la vamos a sacar de ahí.
-Sabes que podemos salir perdiendo, pero voy a hacer todo lo posible para ayudarte.
-Me encanta, me encanta que en casi estos dos años me has tratado como una reina, en todo momento, me encanta que hayamos salido de aquel antro y sigas conmigo, porque me encantas tú.
-Como que des de que salimos del internado y sigo contigo? Pues por supuesto, porque eres lo más bonito de mi vida, la razón de mi ser.
-Eso no es de una canción?
-No...
Pero me da igual, me encanta como si es de una canción, de un anuncio o porque se lo ha dicho un mendigo, me da igual. Lo único que sé es que lo quiero con locura y que es mi adicción.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada