Seguidors

dimecres, 15 de febrer de 2012

Capítulo 13

Estuve con los amigos de Carolina pero nos fuimos muy pronto, porqué bien bien no me caen. Son un poco...¿Cómo decirlo? Falsos, tontos, etc. Ponían cada cara de asco que te mataban con ella. Cuatro patatas y para casa con mi Iván.
-Voy a llamar a mi camarero.
-Anda, déjale, pobre. En mi pueblo eso le llaman acoso eh!- Digo entre risas.
-Calla, calla que no me lo coge.
-Normal, esta mañana parecías más salida que una esquina.
-No es que esté salida, sino que llevo meses sin... ya sabes.
-Ala bruta, ahórratelo ¿No?
-Pues entonces deja que hable tranquila con Oliver.
 -¿Pero no era que no te interesaba? Que rápido ha vuelto a tu corazón.
-Já. Mi corazón hace años que lo cerré bien con llave y solo vivo por mí y para mí.
Carolina lleva como una media hora hablando con Oliver. Menos mal que el chico solo me miraba a mí…No es que esté celosa ni mucho menos, yo tengo a Iván que es el mejor chico del mundo. Pero es que no me gusta que Carolina tenga tanta confianza en un chico que ha conocido en una tarde. Espera que ya vuelve, parece contenta.
-Bueno que ¿que te ha dicho?¿De que habeis hablado? – Carol me mira de reojo, toma aire y empieza a desembuchar.
-Pues dice de quedar mañana, que no conoce muy bien la ciudad y quiere que le haga de guía.- Parece muy contenta, seguro que no le ha contado que ha estado en un internado por mala conducta ni que es huerfána, pero la entiendo.- Y dice que también quiere que vayas tú.
-¿Y tú qué le has dicho?
-Pues que le voy a decir, que sí, obviamente.
-Sin avisarme ni nada, perfecto, ¿Y si tengo cosas qué hacer?
-¿Pero tú has visto como estaba?
-Si lo he visto, yo también tengo ojos.
-Qué más da, si solo es para hablar un rato, pobre chico que no conoce a nadie.
-Más vale que sea majo que si no me voy, tenlo claro.
-Qué sí, que sí. – Nos lavamos los dientes y nos vamos a la cama las dos juntas, porqué Iván no está, ha quedado con un amigo y dormirán en su casa porqué es noche de chicos según me ha dicho. Estar al lado de Carolina durmiendo tan calentita, y abrazada a ella me recuerda bastante a cuando estábamos en el internado y de vez en cuando dormíamos juntas cuando una de las dos estaba mal. Nos pasamos hablando hasta las cuatro de la mañana por lo menos, suele pasar, decimos: vamos a dormir, pero terminamos hablando si o si.
Al día siguiente vamos a la misma cafetería dónde conocimos a Oliver porqué según Carol había quedado allí con aquel estupendo chico, palabras textuales.
Vamos a dar una vuelta y terminamos en otra cafetería de no se donde. Al final de ella hay una mesa libre y nos sentamos. Pedimos y cuando ya estamos en la mesa:
-¿Y de dónde eres?- Ya salió la vena cotilla de Carol. Lo está sometiendo al tercer grado.
-Pues de un lugar muy lejano, de donde es Peter Pan.- Lo reconozco, eso me ha hecho gracia. Espero que no haya visto la sonrisa de idiota que me acaba de salir.
-¿Y ese cambio tan brusco de aires?
-Bueno, tampoco es tan brusco, más o menos la ciudad es igual lo único nuevo el mar.
-Ahh, entiendo.
-Carol, deja ya al chico ¿No?
-No, tranquila, si no me importa. –Y muestra su brillante sonrisa.
-Vamos al baño Carol.
-Pero si yo no necesito ir al baño.
-Que si!- Le estiro del brazo y me la llevo casi a rastras. Ya en el baño le echo un poco la ‘’bronca’’ por así decirlo y resumiendo le digo que no le haga tantas preguntas porque se le ve un poco cara de sufrir.
**Mientras tanto en la mesa del bar.**
Dani se ha dejado el móvil en la mesa y Oliver piensa salirse con la suya, quiere conseguir el número de la amiga de Carolina, asi que lo tiene a huevo para apuntarle su teléfono.
A los cinco minutos volvemos con la mejor de nuestras sonrisas.
-¿Dónde quieres que vayamos? –Pregunta Carol una vez más.
-Y si vamos a mi casa, vivo con un compañero pero se ha ido de vacaciones.
-Me parece bien.
Nos lleva hasta su casa. Es el típico piso de alquiler de universitario. Oliver nos pone una película no se si por ser amable o porque mientras la vemos piensa robarnos todo lo que llevamos en el bolso, nunca se sabe, lo acabo de conocer. Pero tardo poco en conocerlo. Carol se ha quedado dormirda, vaya se ha quedado sin su noche loca de pasión. Oliver y yo empezamos hablar y mi manera de pensar hacia él ha cambiado por completo. Miro el reloj y me doi cuenta de que es más de medianoche y como no me de prisa mi carro se convertirá en calabaza, asi que despierto a Carolina y me la llevo para casa.
Me meto en la cama con cuidado para no despertar a Iván que está en el quinto sueño por lo menos. Pero aparece la ley de Murphy y suena mi móvil.
<<Espero que lo hayas pasado bien. Hay que repetirlo. Gracias por todo. Oliver>>





9 comentaris:

  1. ayy que ese sms de oliver la ha cagaadooo, no me gusta ese chico, no, yo quiero que carolina este con ivan :) por cierto estoy empezando una historia, pasate si quieres :)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Poco a poco se ira viendo a ver que pasa:) Ahora mismo voi a mirar tu historia:)

      Elimina
  2. Muy buena entrada, un beso grabnde.

    ResponElimina
  3. Qe sepas ke no comento porke ya sabeís ke está genial. Creo ke a partir de ahora solo haré un comentario cuando no me gusten los capts.... MADRE MIA . No COMENTARÉ nunca¡¡ xDD

    Besos ¡
    Sois unas de las mejores¡¡

    ResponElimina
    Respostes
    1. Jajajaja:) Tu tranquila que nosotras aceptamos las criticas sean buenas o malas, asi rectificamos. Espero que te sigan gustando tanto^^ Besoss(L)

      Elimina
  4. Me alegro mucho que te gustara mi blog, el tuyo a mi me encanta :)
    Siento no poder haber contextado antes, estoy de examenes y tal..
    Te sigo yo a ti tambien! :D
    UN saaludooo <3

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tu tranquila:), aqui estas escritoras tambn estan de examenes. Espero que te siga gustando^^ Besoss(L)

      Elimina
  5. Gracias x pasarte x mi blog, espero que te suscribas en el mio tu tb. Yo ya soy seguidora del tuyo, me gusta mucho. Un beso

    ResponElimina