Seguidors

dissabte, 29 d’octubre de 2011

Capítulo 11

Llegamos  a casa de Isaac, su madre era una mujer de unos 40 años, de pelo largo, morena, con los ojos del mismo azul intenso que él. Le di dos besos y me presenté:
-Hola, tu debes de ser Rebecca no? Yo soy Julia.
-Encantada.- Le di dos besos y Isaac me puso la silla para que me sentara.- Gracias.
-Voy a mear XD.- Dijo Isaac.
-Que ordinario eres hijo!
-¿Que pasa? Mamá coño si estoy en mi casa que más da.- Isaac se fue al lavabo y me quedé a solas con Julia, su madre.
-¿Estais saliendo?-Me puse rogisima.
-No, solo somos amigos -le contesté rápidamente.
-Pues deberiais serlo, haceis muy buena pareja. No me gustaría que mi hijo se hiciera ilusiones contigo, porqué lo ha pasado muy mal.
-¿Por qué?
-Hubo una chica, Patricia, estuvo saliendo con ella durante unos 2 años, le hizo mucho daño porque le dejó sin darle ninguna explicación y él luego descubrió que se había liado con más de la mitad del instituto. Le dejó destrozado.
-Pero yo no soy así- le dije.
-Yo no estoy diciendo que seas así, sinó que no hagas que él piense que sois otra cosa cuando no es asi.
-Lo tendré en cuenta.- En ese momento Isaac salió del lavabo y se sentó a comer con nosotras.
-¿Que hay de comer?
-Macarrones y bistec.
-¿Otra vez mamá?
-Pero si fue la semana pasada.
-Lo que tu digas...- Acabamos de comer y fuimos a dar una vuelta, pasé por mi casa para dejar la mochila porque parecía tonta con ella. Esta vez no sería Isaac quien me llevase a un lugar, sinó yo. 

Tenia pensado llevarle a una pequeña casa abandonada, donde me gustaba ir cuando estaba mal y pensar.
-¿Donde me traes?
-Ahh... ya verás, te va a gustar.
-Buff, lo dudo.
-Callate y esperate impaciente!
-¿Falta mucho?
-Nooo, que pesado eres, no te voy a llevar más a ningun sitio.
-Vale, vale. - Y me besó.
-Ya hemos llegado.
-¿Pero esto que es?
-La casa del conde Dracula, no te jode. Tu que crees? Que va a ser, pues una casa abandonada.
-Y parecia tonta cuando la cambiamos por el botijo.
-Oyee! Suelo venir aquí cuando tengo algun problema y quiero pensar en él, o simplemente cuando quiero estar sola. No ha venido nadie por aqui, así que eres el primero.- Entramos dentro de la casa saltando la berja, que era muy baja pero bueno. Despues nos sentamos en el suelo en una pequeña manta que yo tenia por allí. Como era muy pequeña me tuve que sentar encima suyo, se estaba muy calentito.

Nos empezamos a besar, y me estiré encima de él de manera que nos quedamos tumbados en el suelo. Los besos cada vez eran más intensos, parecia que ninguno de los dos pudiesemos parar. Me metió la mano por debajo de la camiseta, dirigiendose hacia mi sujetador.
-Isaac,no, para por favor para. – Le dije quitandole la mano de mi cuerpo.
-Vale, vale, era para ver como reaccionabas- se rio.
-Pues a mi no me hace ni puta gracia.
-Pero no te enfades, que era una broma. –Y me abrazó.
-No Isaac, pues no me gustan esas bromas.-Queria salir de entre sus brazos, pero él me agarraba mas fuerte. Entonces me besó y se me quitó un poco el enfado.
-Bueno vamos ya que me ha entrado la mala leche.
-Que guapa te pones cuando te enfadas.- Eso  hizo que sonriera.
-Pues más guapa que estoy sin enfandar asi que no me cabrees.
-Ok preciosa- Me queria dar un beso pero yo me apartaba, ese juego me gustaba, hasta que al final consiguió darme el beso- Te amo mentirosilla.
Este chico me hacia sentirme muy feliz. Si esto era un sueño, que nadie me despertara.

1 comentari: