Seguidors

dilluns, 14 de novembre de 2011

Capítulo 24

Despues de comer, llevé a Rebecca a su casa.
-Bueno cariño, despues te llamo para quedar y eso.-Le dije a Rebecca, y le di un beso.
-Vale, pero llámame al móvil, que el fijo me va más mal. – Me dijo ella mientras se bajaba del coche.
-Oye, pero al final vamos con Alex y Valeria, o no?
-Nose, si te llama dile que vengan a mi casa, y allí ya veremos que hacemos.
-Valee, pero entonces ya no te llamo y vengo directamente a tu casa.
-Entonces aquí a las seis.
-Aquí estaré, anda entra ya que al final me van a pitar. – Y nos volvimos a besar.
-Te quiero amorr!
-Y yo mentirosilla.- Cerró la puerta del coche y entró en su casa.

Ya estaba cerca de mi casa, no encontraba ni un puto aparcamiento. Anda coño ese esta saliendo, aparqué y cerré el coche.  Estaba entrando por la puerta de mi casa cuando sonó mi móvil.
-¿Si?- Cogí es teléfono.
-Hombre macho que no se te ve el pelo, que me has dejado sin casa este finde cabron!
-Oye que eso no lo decidí yo eh! Fue tu novia quien lo organizó.
-Bueno que queriais, que tengo una llamada de tu novia.
-Pues quedar esta tarde, esque os hemos llamado dos veces y habeis pasado del movil, lo teneis de decoración.
-Haber si quieres te retransmitimos como lo hacemos, que nos habeis cortado todo el rollo.
-Pero donde coño estabais?
-Buah, ya te contaré esta tarde, entonces a que hora?
-A las seis en casa de Rebecca.
-Ahora llamo a Valeria y se lo digo.
-Bueno adiós..
-Hasta luego.- Y colgamos. Me volví a duchar, porqué como me habia puesto la misma ropa, me daba un poco de asco, si lo sé, soy muy maniático. Me duché en cinco minutos, me puse la toalla y salí al armario en busca de algo que ponerme. Cogí la camiseta Franklin&Marshall de color azul con las letras blancas y los pantalones tejanos G-star. Me puse a mirar bambas, y al final me decidí por las Vans negras y azules. Ya eran las 17:45 entonces le dije a mi madre que alomejor volvería tarde y que no me esperase despierta.

Llegué un poco antes, pero muy poco, cinco minutos o así. Y piqué al timbre.
-Sube, que me estoy vistiendo. – Me dijo la vocecilla de Rebecca.
-Y como sabes que soy yo y no el cartero, por ejemplo?
-Porqué mi telefonillo es muy moderno y tiene cámara cateto.
-Anda coño es verdad, no me habia fijado, ya voy!- Subí, y como tenía la puerta de la habitación medio abierta, me puse a mirarla asomando mi cabeza entre la puerta. Estaba medio desnuda, esta buenísima! Entré sin que se diera cuenta y la cogí por la cintura y le besé el cuello.
-Hola amor, pero te podias haber esperado fuera, que estoy casi en bolas!
-Si tu estas guapa de todas las maneras cariño.
-Haber que me pongo: esta camiseta con este pantalón, o esta camiseta?
-La verde con las converse.
-Valeee. –Se las puso y picaron a la puerta.
-Voy a abir que serán Valeria y Alex.- Abrí y claramente eran ellos.
-Hola parejita! –Dijo Valeria, y me dio dos besos.
-Haber, hay dos opciones: nos quedamos en casa y vemos una peli y comemos pizza, o vamos a dar una vuelta. – Propuso Rebecca.
-Yo quiero peli!- Dijo Alex, casi no le dejó ni que acabara de decirlo.
-Madre mia! Y ese interés por la peli? – Le dije yo.
-Pues que si no nos gusta, siempre podemos darnos amor. – Y todos nos reimos.
-Bueno, y cual quereis ver?
-Fuga de cerebros? Ya se que es un poco vieja, pero esque me descojono cada vez que la veo. –Dijo Valeria.
-Como no nos guste es culpa tuya eh! – Le dijo Rebecca.
-Rebecca, tonde tienes las palomitas? – Ya estaba Alex abriendo todos los armarios.
-En el armario de abajo cariño! – Le dijo Valeria.
-Y tu como lo sabes? – Le respondió Alex.
-Porque he pasado aquí mas horas que en mi casa. – Y nos reimos.
-Oye Valeria, y nuestra pulsera? –Le dijo Rebecca cogiendo de la mano a Valeria.
-Ahh, eso... Esque ayer estabamos en el coche en un callejón y vino un yonky, me puso un cuchillo en el cuello y me la anrrancó y se fugó con ella.
-Y lo dices asi, tan tranquila?
-Como quieres que te lo diga, si quieres te bailo un sevillana cantándolo.
-Y que  haciais vosotros dos en un callejón oscuro? – Le pregunté.
-Jugando a las damas no te jode? Que quieres que hagamos, si no teniamos casa.
-Lo siento, pero lo organizastes tu Valeria. – Le dijo Rebecca.
-Y que menos por mi mejor amiga?- Nos pusimos a ver la peli, nos reimos un montón, luego pedimos pizza y cenamos. Al poco rato, Valeria y Alex se fueron y nos quedamos solos.

                

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada