Seguidors

dimecres, 23 de novembre de 2011

Capítulo 30

Me desperté y me encontraba al lado de Isaac. Bien, lo he conseguido!  Me levanto y cojo mi  ropa del suelo. Me la pongo rápidamente y como puedo, salgo de la habitación sin hacer ruido. No hay nadie, así que cojo una apetecible manzana verde del frutero, y mientras le doy el primer mordisco, la sujeto con la boca y me hago una coleta alta. Cuando se lo cuente a Leo no se lo va a creer. Llego a mi casa y me siento en el sofá, aún es pronto, seguramente Leo no esté despierto. Pero para mi sorpresa, al escucharme, sale de su habitación medio desnudo y me saluda.
-Hombre ‘’hermanita’’, como que no has dormido aquí?- Me dice con su tosca ironía.
-Pues resulta que lo he conseguido antes que tu! He pasado una noche loca con Isaac.- Le digo haciendome la interesante.
-Pues nosé, pero fui a su casa... y pasó.
-Eso quiere decir que ya no tengo que hacer más servicios para ti?
-Ehh! Yo no he dicho eso, ya sabes que estás muy bueno, y como realmente no somos família, por mucho que te odie, siempre podemos hacernos ‘’favores’’ mutuamente.  Además, tu estás a dos velas ¿No?
-Aver, a dos velas lo que se dice a dos velas no, porque como tu ya sabes me gusta Rebecca, y quiero conquistarla, pero si las cosas van como van...
-Hombre, ahora tienes via libre con Rebecca, porqué con lo que hemos hecho, no creo que se vuelvan a reconciliar.
-A saber.... Esque Rebecca es única, nosé, tiene algo que... nosé como explicarlo.
-Si, si, lo que tu digas Leo. Rebecca es como todas las demás. Quieren un novio como en los cuentos. Y de esos no existen, ves? Ella pensaba que Isaac era su príncipe, y mira como ha acabado, acostándose conmigo.
-Pero eso no significa que yo no lo sea.
-En fin.... me voy a dormir, y no pongas música, que no tengo ganas de ruído.
-Que me dejes!
-Vete a la mierda Leo.
-Ya estoy en ella...- Me dijo tocándome.
-Eres un infantil, pareces un niño de cinco años.
-Y tu una zorra en celo. – Y se metió en el baño. Siempre tiene que quedar él por encima de mí. Y en los dos sentidos. Porqué si,  a veces follamos y eso, pero en realidad es lo mejor que sabe hacer.



Mierda, la he cagado pero bien. Me he acostado con Erika. No sé lo que me pasó, pero esque uno no es de piedra sabes? Erika está buena y eso, pero no siento por ella lo que siento por Rebecca. Erika es una chica de esas con las que te lo pasas bien echando un polvo de una noche, pero nada más. Ahora que le voy a decir, esque me he enfadado con ella porqué se besó con Leo, pero esque yo he ido a más, pero simplemente porque estaba enfadado, realmente por despecho. Que estará haciendo ella ahora?



No pensaba que Isaac se fuera a enfadar tanto... Si nada más fue un beso, y ni yo quería dármelo. Leo no me gusta, lo tengo claro. Lo único que quiero es arreglarlo con Isaac. No puedo estar si él ni un segundo más de mi vida. No me imagino mi vida sin su presencia. No quiero que llegue el fin de esta relación. ¿Porque siempre tiene que entrometerse algo o alguien cuando mejor estamos? Necesito distraerme con algo. Cojo el bolso y salgo de casa, me da igual donde ir con tal de que me de un poco el aire.
Estoy cansada de andar. He llegado a un parque muy solitario, nuca he venido por esta parte de la ciudad. Encuentro un parque que está muy solitario, no hay nadie. Me siento en uno de los columpios y comienzo a dar vueltas como cuando era pequeña. Por unos instantes parecía aquella niña de unos seis años de esas que iban diáriamente al parque y se divertia con solo jugar con la arena y acababa sucia, pero me encantaba. Rebecca, vuelve! Parezco tonta, cualquiera que me vea, pensaría que me he escapado de algun manicomio. Me siento sola, muy sola. Ni siquiera le he contado nada a Valeria, ni de lo de que quedé con Leo, ni lo del beso, ni que me he vuelto a enfadar con Isaac.  Voy a llamarla. Abro mi bolso y cojo el móvil.
-Valeria?
-Hola Rebecca!
-Hola...- Le dije con tono triste.
-Ui, que rara estas, no me has llamano ‘’tomatito’’ ni nada. ¿Te pasa algo?
-Pues la verdad esque si...
-Rebecca, esque ahora no puedo hablar, lo siento.  Te parece si vienes despues a mi casa y hablamos?
-Valee. –Le dije un poco desilusionada.
-Un beso, hasta despues!- Y colgó. Joder, yo que tenia ganas de deshaogarme con alguien! Bueno, me tendré que esperar a la tarde. Me quedaré un rato más como una tonta columpiándome, y me iré.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada