Seguidors

dilluns, 21 de novembre de 2011

Capítulo 28

-Leo, pero que haces!-Me levanté de golpe al rozar nuestros labios.
-Lo...lo siento mucho de verdad Rebecca.
-No, ni lo siento ni nada, al final iva a tener razón Isaac.
-Rebecca en serio, esque no me he podido resistir...-Me dijo mirando al suelo.
-Esque no tenía que haber venido! Adiós. –Y le dejé allí, me fui corriendo hasta.
-Rebecca espera!- Me gritó desde la otra punta del parque, ya estaba bastante lejos.



 Llegué a casa y no habia nadie, menos mal. Tenía la cara cara llena de lágrimas y todos los ojos negros del rimel corrido. Me tumbé en la cama y me hice un ovillo, como cuando era pequeña, las lágrimas no podían parar de salir de mis ojos. A los quinze minutos de estar en esa posición, sonó mi móvil, un mensaje. Cogí el móvil de mi bolso y me puse a leerlo:
<<Rebecca, tu y yo tenemos que hablar, no se lo he contado a nadie lo que he visto en el parque, ya sabes a lo que me refiero. Por favor, respóndeme cuanto antes.>>

Era de Alex, sí, de Alex. ¿Pero como lo sabe? Madre mia, la que se ha liado en un momento, pero en el fondo lo que me da más rabia esque Isaac me avisó. Me lo dijo claramente: <<Ese va a lo que va>>. Y que razón tenía. En cuanto lo vea se lo explico todo, más vale que le lo cuente yo y no por malas lenguas.
Entonces volví a recordar el mensaje de Alex y me decidí a contestarle:
<<Vente a mi casa en cuanto puedas por favor, y gracias por no decir nada de esto a nadie, de verdad, gracias.>>


A eso de las seis, Alex ya estaba en mi casa.
-Rebecca, pero que hacías con ese comiendote toda la boca!
-Que no,Alex, que ha sido él. Que me ha engañado. Me había dicho que queria hablar conmigo, por lo de la pelea que tuvo con Isaac y entonces estabamos hablando y derepente me ha besado!- Le dije llorando como una magdalena, casi ni se me entendía. Y me eché a sus brazos y quedamos abrazados.
-Bueno tranquila Rebecca, explicaselo a Isaac, y aver que pasa...- Me dijo con un tono de desilusión.
-Esque me siento mal, sucia, rastrera, y todos los adejetivos que te puedas imaginar! –Exclamé gritando.
-Pero si no has sido tu no?
-No!! Como voy a ser yo la que le he besado, si yo quiero a Isaac!! -Lo siento Rebecca me tengo que ir, llama a Isaac, y cuéntaselo todo, es lo mejor que puedes hacer.
-Ya, claro que se lo voy a explicar, no puedo mentirle.
-Adiós Rebecca. Te quiero, vale?- Me dijo, mientras salía por la puerta.
-Y yo, adiós. Y gracias por todo.
-No tienes porqué darmelas, para eso estan los amigos no?- Y cerró la puerta.


Cogí el teléfono y al final llamé a Isaac, despues de pensar varias veces como explicárselo.
-Isaac?
-Dime cariño.
-Pues nada, que tengo que contarte una cosa... Ahora iré a tu casa vale?- Le dije con una voz un poco temblorosa.
-Si, vale, pero te pasa algo Rebecca?
-Bueno, más o menos, ahora hablamos. Te quiero.
-De acuerdo, hasta ahora. Te amo.


Llegué lo más rápido que pude, y allí estaba, en su portal. Piqué al telefonillo. PI PI PI.
-Sube.
-OK.- Subí las escaleras de en dos en dos, vivía en un tercero. Se me quedó mirando en cuanto llegué a la puerta, se acercó y me besó en la boca. Entonces me puse a llorar, no me podía aguantar las lágrimas.

2 comentaris:

  1. Porfavorrr espero que Isaac la entiendaaa, peor que malo es Leo, agg ya le tengo ascoo, bueno me ha gustado mucho :D!
    Besoss, chaoo :)

    ResponElimina
  2. Graciias^^
    Espera y verás-
    Besooss

    ResponElimina