Seguidors

divendres, 18 de novembre de 2011

Capítulo 27

¿Y yo que hago ahora?¿Voy o no voy? Isaac se enfadaría mucho pero es que me da pena Leo, además tampoco es tan malo, a mi me cae bien. ¿Y si voy? Isaac no tiene por que enterarse. La verdad es que estoy ansiosa por ir, ¿Que querrá? Este chico me descoloca y eso me divierte, rompe todos mis esquemas. Esta decidido, voy.
Empezó a sonar mi móvil.
-¿Si?
-Hola pivon.
-Tomatito^^
-Rebecca joder algún día te voy a dejar de hablar por esa razón.
-No te enfades tonta, si yo te quiero un montón, además es un mote cariñoso.
-Si bueno lo que tu digas..... Que vas a hacer mañana?
-Pues....quedarme en casa y estudiar.- Mentí.
-¿Ah, que hay examen?
-Si. De física y es jodidamente difícil.
-Perdona ¿qué decías? Es que me estaba preparando la chuleta ya.
- Que malota, no eres legal xD.
-Bueno pues si mañana no quieres hacer nada conmigo......
-Valeria yo no he dicho eso.
-Casi casi. Pues me quedare con mi guapísimo y listísimo novio que seguro que me echa un capote con física. Adiós bonita.
-Adiós tomati... digo guapa preciosa hermosa.
-Que puta.- Y me colgó.

Nunca le había mentido a mi mejor amiga y menos si la cosa iba por un chico. Si se lo cuento sé que no se lo podrá callar y se le escapará delante de Alex y entonces Alex se lo contará a Isaac. Pero por una vez no pasa nada no?

-Rebecca, Rebeccaaa.
-Aii déjame dormir ,que pesado papá.
-Tú misma, llegarás tarde al estanque de las flores. – Ostias, Leo. He quedado con él. Me levante de golpe.
-¿Y tu como lo sabes?
-Porque muy tonta de ti lo has escrito en este posit. Seguro que lo has hecho para que yo lo veo.
-Claro será por eso…¿ Donde he dejado mis bambas?- No le hacía ningún caso a mi padre.
-Aquí.
-Muchas gracias papaíto^^.- Me puse las Converse y salí disparada hacia el estanque.- Adiós, muuaah.- Y le di un beso en la mejilla. La verdad es que tenía ganas de ver a Leo.



Llevaba 15 minutos esperándola. Espero que aparezca después de lo que le escribí. Menos mal que Erika me dio su mail. Estoy seguro, hoy le diré lo que siento y si cae pues una alegría para el cuerpo, pero eso es algo secundario.
-¿Quién soy?- Alguien me tapó los ojos por detrás. Reconocí perfectamente su voz.
-¿Una chica rubia preciosa?
- En lo de rubia has acertado. Lo de preciosa… no está bien que yo lo diga.
-Sabes perfectamente que tu cara es muy linda y los demás habla por si solo.- Pude ver como su cara se enrojecía.
-Bueno ¿De qué querías hablar conmigo?
-Siento lo de ayer.
-Lo sé. Además fue Isaac quien se pasó no tu.
-Pero no tenía que haberte dado el beso.
-Fue sin querer Leo.
-Puede ser que no.- Me acerqué a ella de tal manera que podía oír su respiración. Huele de maravilla. Acerqué mi boca un poco más y nos quedamos a un centímetro. Un puto centímetro separaba su boca de la mia. Llegó mi hora.



-Oye amor, tengo un antojo.
-Veras tu que antojo y seguro que lo tengo que cumplir.
-Pues si para eso eres mi novio.- Se sentó encima mío y me besó.
-¿No te vale el que hayamos estado una hora con la puta física?, que me van a salir por las orejas.
-Porfi , porfi Alex. – Me puso carita de pena, a eso no podía resistirme. Es tan guapa! Nunca en mi vida había estado con una pelirroja pero ahora que la he catado no pienso soltarla.
-¿Y que es lo que quieres?
-Churros. Pero no unos cualquiera, los de la churrería esa que me compraste para desayunar.
-Valeria amor, está muy lejos esa y tengo que cruzar por donde esta el estanque.
-Y no lo vas a hacer por mi?- Volvió a ponerme cara de pena.
-Vale pero me lo tendrás que recompensar. No me gusta eso de los antojos ehh a ver si vas a estar embarazada...
-Tu tranquilo que yo te lo recompensaré y no, no estoy embarazada tontito.- Me guiño el ojo, ya veía sus intenciones…
-Pero los churros engordan mucho eh- Y cerré la puerta para que no pudiera contestarme. No le gustaba que controlase lo que comía. Tampoco hace mucha falta, solo sé que mi novia esta buenísima y que tiene un cuerpazo y seguramente se lo cuidará.

Tardé media hora para llegar al puto estanque. Maldito el momento en que acepté de llevarle los churros, pero por mi niña hago lo que sea.
-Yo conozco esa cara. Ostia es Rebecca y ¿está a punto de comerse la boca con otro tio que no es Isaac o me lo parece a mi?
Tiene que ser un malentendido.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada