Seguidors

dimecres, 30 de novembre de 2011

Capítulo 34

A los pocos días, Rebecca volvió al instituto. Nunca más se volvió a sentar a mi lado desde que se recuperó del accidente. He intentado hablar con ella mil veces, pero ella al verme llegar se marcha sin nisiquiera mirarme a la cara. Le he enviado mensajes mil veces más sin recibir respuesta alguna. Por otra parte, lo veo normal, yo también lo haría, pero no hay que rendirse. Por otra parte, los estudios no me van del todo mal, sin embargo he pensado en mudarme a otra ciudad. No puedo soportar verla cada día de mi vida, sin poder besarla, ni sin hablar con ella. Se lo comenté a mi madre, lo de la idea de mudarnos, a lo que ella me preguntó el porqué de este cambio tan radical. Que le iba a contestar yo? Lo único que se me pasó por la cabeza fue un : << Cambio de aires, mamá.>> Tras pensarselo bastante, ha accedido a ello. Total, si me mudo, tendré lo mismo que aquí, nada. Me he quedado sin amigos y sin Rebecca. Tampoco ninguno de mis familiares vive aquí. Mi madre me ha dicho que cuando acabe el trimeestre que podremos mudarnos. Lo del instituto ya está arreglado. Ya tengo otra plaza en otro, aunque a mi madre no le hace mucha gracia eso de que deje el colegio a medias y vaya a otro. Pero ami me da igual todo ya. Algún dia seguramente venga a arreglar algún papel, porqué seguro que será necesario.
Pasaron unos dos meses hasta que acabó el trimestre y....

-Isaac, recuerda que nos vamos mañana! Te has preparado las maletas ya?
-Bueno... más o menos. Me faltan algunas cosas. Pero necesito otra mochila, mamá.
-¡¿Otra mochila?! Pero cuanta ropa te vas a meter! Te dije que la pusieras en el camión de mudanzas y no me hiciste caso. Saca una de las pocas que hay en el armario.
-Vale mamá.
-De nada hijo.
-Ah mamá, que se me olvidaba! El dia 28 tengo que volver para hacer las recuperaciones.
-Ya lo sabía. Ya te cogerás un tren y vendrás en un momento.
-De acuerdo, pero como seguro que hago amigos y me vendré con alguno.
-Esta bien...- Y así acabó la conversación con mi madre. Al día siguiente apenas crucé palabra con ella. Y pronto llegó es dia, el dia del cambio de mi vida. Echo de menos a Alex. Aquellas risas que nos echábamos.... Nuestra amistad nunca se debería de haber roto.



Cogimos el coche rumbo a Madrid, si Madrid. Tardamos un poco en llegar porqué mi madre se perdió, pero finalmente llegamos. Nos instalamos en la nueva casa. Y comenzó de nuevo la tortura de levantarse temprano, estudiar, hacer deberes, etc. En el instituto hice algunos amigos. Realmente eran todos muy majos. Había una chica, Diana, que me miraba mucho.

-Perdona, quieres algo?- Me lancé a decir.
-Pues querer quiro muchas cosas...  – Me soltó.
- Como cual?
-Preguntarte algo, puedo?
-Sí, claro.
-Quieres tomar algo conmigo esta tarde?
-Mmmm.... vale, a que hora?
-A las seis te viene bien?
-Perfecto!
-Vale, nos encontramos en el puente del pirulí.
-Allí estaré. – Era una chica guapa, morena, de pelo largo. Tenía los ojos marrones, pero muy bonitos, aunque sean marrones.

Llegué un poco tarde, porque se me habia olvidado coger dinero, y tuve que volver a subir. Cuando crucé, la vi, allí estaba Diana.
-Hola!
-Hola, perdón por el retraso.
-No importa, vamos a algún bar?
-Tú diras, conoces la zona más que yo. – Le sonreí.
-Vale, conozco algo así tipo cafetería y eso.- Nos sentamos, estuvimos toda la tarde hablando y me contó muchas cosas: los líos de clase, los cotilleos de los profesores, etc.



El tiempo fue pasando, nos hicimos buenos amigos. Pasaron exámenes, fiestas, quedadas hasta que llegó el dia en el que me atreví a preguntarle.

-Oye, te gustaria acompañarme a mi antiguo instituto? Esque tengo que hacer un examen de recuperación y tal...
-Por mí si, pero donde esta?
-En Barcelona.
-Ahh! Que bien. Y como has pensado que iremos?- Le saqué dos billetes del AVE del bolsillo. Y me sonrió. – Veo que has pensado en todo.
-Son para mañana.
-UAUU! Tendré que anular todos mis planes.
-Bueno, pues vente a mi casa mañana por la mañana, a eso de las ocho. Llévate algo de dinero para comer.
-OK- Nos dimos dos besos y cada uno se fue por su lado.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada