Seguidors

dimarts, 15 de novembre de 2011

Capítulo 25


Estábamos tumbados en el sofá. Tenía a Rebecca a mi lado, abrazándola. Es tan, tan, tan….perfecta. Es guapa, lista, responsable, amiga de sus amigos y a veces saca de sus casillas a un servidor, pero me encanta como lo hace, de una forma única. No se puede medir lo que siento por ella, es inexplicable. Si por mi fuera cogía dos billetes a donde sea y escaparme con ella para toda la vida.
-No me mires…. Que me da vergüenza :P- Se tapó la cara.
-¿Por que? Si eres preciosa.
-Que pelotilla eres ee.  A tus ex que les decias?- Se incorporó y tenia cara de que querer hablar sobre mis antiguas relaciones.
-Pues…. Veras…. Les decía…..
-Ai ai ai que al niño se le ha ido la memoria, no me voy a enfadar me lo puedes contar.
-Pues mira nunca he dicho te quiero a nadie solo a dos mujeres.
-Ah ¿Y quien es esa mujer que ocupó gran parte de tu corazón?
- Y sigue ocupándolo.
-¿Cómo? Me estas engañando con otra? Quien es? Dímelo venga dímelo. Quien es ahora el mentiroso eh?- Se sentó en la otra punta del sofá y cruzó los brazos enfadada.
-No te pongas de morros porque la otra mujer es mi madre mi amor.- Me acerqué a ella y le di un beso en la frente y luego en los labios.
-Bueno a ella se lo permito^^ Pero que no me entere yo que se ceba eh - Bromeó.
-¿Y no quieres saber quien es la otra mujer?
- ¿A que puede ser que no sea yo?
-Puede ser que si, puede ser que no. – Me levanté pero ella me siguió hasta la cocina.
-Oye no me dejes con la intriga Isaac.
-¿En serio quieres saberlo?
-Si - Puso cara de pena.
-Haber, pon cara de cachorrito.
- Por favor por favor dímelo. – Me encanta cuando tengo yo el poder sobre ella.
-Pues mira, es rubia, tiene los ojos azules, incluso más bonitos que los mios, su mejor amiga es pelirroja y se llama……
-¿Rebecca?
-Alaa!! Has adivinado. – La cogí como una niña pequeña y la senté en la mesa.
-Te quiero bobo.
-Yo más mentirosilla.
-Oye ¿tu que harías por mi?- Puso sus brazos sobre mis hombros y me acarició la nuca de tal manera que sintiera un cosquilleo.
-Lo que tu me pidas bonita.
-Serias capaz de sellar en tu cuerpo nuestro amor para que nadie pueda borrarlo?
-¿Como un tatuaje?
-Solo si tu quieres.
-Por mi vale.
-Vamos ya?
-Ahora?
-Si .¿Porque esperar? Yo no pienso dejar de sentir lo que siento y echarme atrás. ¿Tú?
-Nunca en la vida. – Nos besamos. ¿He dicho alguna vez que la quiero con toda la fuerza del mundo?

La verdad es que estaba un poco acojonado. Que piense, el único tatoo que me puse fue uno de esos que se van con rascarlo de un dragón de los Chetoos. Pues molaba mucho el dragón, brillaba y todo.
-¿Seguro que quieres hacerlo? Si no no pasa nada, no te obligo.
-Que si que quiero pesada.- Le besé.
-Vale^^


Íbamos andando hasta que nos encontramos con alguien que siempre lo tiene que estropear todo.
-Hola Rebecca.
-Hola Leo.
-Te echaba de menos, tanto tiempo sin verte.- Se dieron dos besos. Tiene una colleja este tio que no te lo puedes ni imaginar.
-Bueno solo ha sido una semana.
-Para mi ha sido como un año.- A Rebecca se le escapó una sonrisa.
- Este chaval se esta pasando ya.- Lo dije en voz baja. Si me escucha Rebecca empezara ’’¿No estarás celoso? Solo es un amigo.
-Bueno me voy ya, no te quiero entretener.- Fueron a darse un beso pero el tio listo giró la cara y se lo dio en la boca.
-Perdón, ha sido sin querer.
-Uuuu te la has ganado chaval.
-Isaac ha sido sin querer.
-Me da igual- Y le pegué un puñetazo que se cayó al suelo. Le cogí de la camiseta.
-¿Tu eres gilipollas o te faltó oxigeno al nacer? No sabes distinguir entre las que puedes tocar y las que no. Pues a mi chica ni tocarla.
-En el fondo ella me quiere.
-No ha tenido bastante el nene me parece a mi.- Le pegué una y otra vez. Él se hacia el débil pero tenia igual o más fuerza que yo.
-Isaac para ya joder ,para lo vas a matar.- La gente empezó a cuchichear y a mirarnos.
xX-Oye tu estas loco o que?
-Usted que quiere?- Me duelen los puños. Tiene la cara dura el italiano de los cojones.
Xx-Una persona más mayor que tú que con lo que acabas de hacer te mete en cárcel si le da la gana.
-Perdónele ya nos vamos. – Me giré y el capullo ese que le había dado un beso a mi chica nos miraba.


Siento que la acabo de fastidiar. Aún no se lo que me va a decir Rebecca pero es que no tolero que me intente quitar algo que es mío porque veo las intenciones de ese idiota y solo quiere tirarse a Rebecca. Pues no lo va a conseguir.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada